Fecha: 11 septiembre, 2016

Entretenida corrida del arte del rejoneo la celebrada este sábado en el coso de Laguna, donde, aproximadamente con un tercio de entrada, los astados salmantinos de la familia Capea se han prestado al lucimiento de la terna. El portugués Joao Ribeiro Telles se erigía en triunfador absoluto del festejo al sumar tres orejas. Con una hubo de conformarse el castellano-manchego Alfonso López Bayo, en tanto que el falló en el último terció privó de trofeos al palentino Héctor Barcenilla.

Ribeiro Telles, rejoneador de dinastía, fue quién mejor se acopló a las templadas embestidas de los murube de los Capea, todos los cuales, en mayor o menor medida, dieron un notable juego para el toreo a caballo.

El lusitano clavó con presteza y precisión a los dos de su lote, especialmente al primero de ellos, al que cortó dos orejas tras una faena variada en la que destacaron varias banderillas al quiebro.

López Bayo estuvo bastante entonado con el primero, con el que se hizo acreedor de un trofeo, y se esforzó con el cuatro, el más parado y remiso de la corrida, al que hubiera cortado otra oreja de no haber fallado con el descabello.

Héctor Barcenilla no consiguió redondear faena con el tercero de la tarde, sin que el presidente atendiera una petición minoritaria. El palentino se  vino arriba después con el que cerraba plaza, un murube de excelente tranco, en una animada faena amenizada con el pasadoble “Nerva”, con el que por cierto la banda de música de Laguna dejó constancia de su acreditado nivel. Sin embargo, el desacierto con el rejón de muerte privó a Barcenilla de los trofeos que le hubieran permitido acompañar al caballero portugués en su salida por la puerta grande.