Fecha: 14 septiembre, 2021

El combinado consiguió una plata, la primera medalla en esta modalidad para Castilla y León, en el Campeonato de España de Selecciones Autonómicas celebrado el pasado viernes en Cartagena

Castilla y León ha logrado su primera medalla en la modalidad de balonmano playa. Lo ha hecho el pasado viernes, gracias a la actuación del combinado juvenil regional, que consiguió una plata en el Campeonato de España de Selecciones Autonómicas celebrado en Cartagena e impulsado por el Consejo Superior de Deportes. Entre los integrantes del conjunto destacó, con su actuación, el lagunero Alberto Pariente Álvarez, jugador del Balonmano Aula Cultural Valladolid, de 17 años de edad.

Hasta la Playa Porto Bello de de la ciudad murciana se desplazaban seis combinados de Castilla y León, los cuales, contra todo pronóstico, consiguieron brillar con luz propia, accediendo cuatro de ellas a los cuartos de final. La que más destacó, sin embargo, fue la selección juvenil masculina, dirigida por el vallisoletano Álvaro Cano y la leonesa Cristina Viñuela, la cual contaba con cuatro jugadores de Valladolid. Entre ellos, además del lagunero Alberto Pariente, se encontraba Daniel Mínguez -también componente del BM Aula-, así como Juan Urdiales y Alberto Plaza, del BM Viana.

El combinado autonómico superó con solvencia a la selección de Asturias en semifinales y puso en dificultades a Andalucía durante el primer tiempo de la final. La mayor experiencia y el potencial ofensivo andaluz superó sin embargo las bazas de Castilla y León, que, en parte, eran el buen acierto bajo los palos de su portero, el arandino Víctor Calleja (mejor jugador de la final). Los juveniles cayeron, pues, en la final, ante un rival que ya les había vencido con facilidad en la fase de grupos. Lo hicieron, sin embargo, plantando cara y poniendo contra las cuerdas a un equipo que se imponía por 21-20 con agónico gol de oro en la prórroga del primer set y 22-13.

La valoración que se realiza desde la Federación de Castilla y León de Balonmano es muy positiva, ya que este éxito, junto con la muy meritoria clasificación de las otras cinco selecciones de base (era la primera vez que se presentaban los seis equipos), es un buen fruto para el trabajo que se ha realizado durante todo el verano con los practicantes de esta incipiente modalidad; la cual suma más seguidores cada día, no en vano nuestro país es una potencia mundial. Para los juveniles se trata de una presea de plata que “sabe a oro” por el poco tiempo que tuvieron para preparar el campeonato.

Por otra parte, la selección juvenil femenina concluyó su participación adjudicándose la sexta plaza de acuerdo con el ranking que elabora la organización. La derrota en cuartos de final ante la Comunidad Valenciana marcó el tramo final de la competición. En cuanto a los conjuntos cadetes, tanto masculino como femenino, terminaron en décima posición, lo que será motivo de reflexión para, junto con los clubs, reforzar a los jugadores y a los equipos con el fin de lograr mejores resultados en próximos eventos. Los dos equipos infantiles, por otro lado, lograron satisfacer las mejores perspectivas al alcanzar la fase final. El masculino concluyó en séptima posición y el femenino en sexta.