Fecha: 27 julio, 2021

Aunque ninguna empresa ha concurrido a la primera licitación, la Junta plantea resolver el problema poniendo en el patio del centro cuatro módulos de entre 60 y 75 metros cuadrados, mientras que se ha reducido el número máximo de matriculados en los cursos afectados

Después de las protestas sucedidas al inicio del pasado curso escolar a raíz de la implantación del turno en horario de tarde en el IES María Moliner, la Junta de Castilla y León ha dado algunos pasos con el objetivo de que el centro lagunero recupere, para el curso 2021-2022, todas sus clases en horario de mañana. En concreto, la dirección provincial de Educación en Valladolid ha sacado a licitación el arrendamiento de cuatro aulas prefabricadas y otro recinto de aseos, desde el 1 de septiembre de 2021 y hasta el 31 de junio de 2022, con un desembolso de 43.560 euros (17.424 consignados este año y 26.136 en 2022), impuestos incluidos.

Estos módulos, de entre 60 y 75 metros cuadrados, servirían para dotar al centro de más espacios donde dar clase para evitar que parte de los alumnos deban acudir a las aulas por las tardes, al garantizar la distancia mínima entre pupitres. Así se trataría de resolver el problema del doble turno, que afectó a los estudiantes de bachillerato cuando la Junta determinó esta medida apenas unos días antes de comenzar las clases el curso pasado.

Por el momento, la primera licitación ha quedado desierta: ninguna empresa se ha presentado a la misma. En adelante se aún desconoce el procedimiento a seguir, y si la Junta sacará adelante una segunda licitación para que estas aulas puedan instalarse antes del comienzo del curso, pero desde el centro se ha manifestado que el personal de Educación ya ha visitado las instalaciones para estudiar el posible emplazamiento de estas aulas prefabricadas.

Menos alumnos matriculados en ESO y bachillerato

El asunto ha sido abordado en el pleno ordinario de julio del Ayuntamiento de Laguna de Duero, celebrado este martes, donde el grupo municipal socialista ha preguntado acerca de la situación en el centro con respecto a este turno. Según se ha manifestado por parte del gobierno local, se tiene noticia de que este curso se ha reducido en este centro el número máximo de alumnos matriculados. Mientras que el año pasado hubo 618 matriculados, de los cuales acabaron el curso en torno a 600, este año se ha previsto que el número no exceda de 590, a fin de garantizar las ratios garantizando las distancias entre pupitres, garantizando así las clases únicamente por las mañanas.

En el próximo curso, 2021-2022, los protocolos anticovid seguirán manteniéndose como hasta el momento, tal y como exige la Junta, y en el caso del IES María Moliner a la reducción de alumnos se sumará la reorganización de espacios. Aunque desde el PSOE se ha manifestado que “muchas familias tienen dudas a la hora de matricular a sus hijos y están preocupadas por lo que pueda ocurrir”, la concejal de Educación, Ana González, ha recordado que “el Ayuntamiento no tiene competencia ninguna en el ámbito de la educación secundaria y de bachillerato, si bien es un asunto que nos preocupa y seguiremos de cerca la decisión que tome la Junta al respecto”, que en principio sigue siendo la de mantener el horario de mañana con estas medidas.