El cordobés ‘Lagartijo’ y el francés Olsina abren la puerta grande en la primera novillada

La terna estuvo por encima de los novillos de Río Grande, que en general no brindaron el juego esperado

Informa: Pedro Vicente

La generosidad de los tendidos franqueó la puerta grande a dos de los tres novilleros encartelados en la primera novillada del ciclo taurino lagunero, pero la realidad es que el festejo no rayó a la altura de tanto trofeo debido al escaso juego de los astados de Río Grande (El Cahoso), en general bien presentados pero todos ellos, salvo el quinto, escasos de fuerza y raza.

El cordobés Javier Moreno ‘Lagartijo’, sustituto del iscariense Darío Domínguez, cortó una oreja a cada uno de sus novillos a base de porfiar lo indecible ante la remisa o nula embestida de ambos. En su primero dejó detalles de buen gusto en el inicio y el final de la faena, y en su segundo no se afligió ante el peligro que el astado desarrolló ante la muleta. Todo ello fue suficiente para que el público recompensara su labor con sendos trofeos.

Igual de entregado y decidido salió el francés Carlos Olsina, que inició su primera faena de rodillas desde los medios. Sin embargo, el novillo rehuyó muy pronto la pelea y, más allá de algunos naturales de buena factura, la faena no pudo cobrar vuelos. Un pinchazo antes de una estocada acabó de enfriar los tendidos. Sin embargo en el quinto, que derribó al caballo en su única entrada en varas, pudo ligar series de muletazos templados por ambos pitones y con ello instrumentar la única faena compacta  la tarde. Rubricó la labor con un estoconazo y ello le reportó las dos orejas que le permitían acompañar a “Lagartijo” por la puerta grande. En su haber estuvo también el quite por chicuelitas que realizó al cuarto de la tarde,

El madrileño Alfonso Ortíz se fue de vacío por su desastroso manejo de la espada con el tercero de la tarde, un novillo manejable al que había realizado una faena aseada. Con el que cerraba plaza, que llegó completamente inválido a la muleta, nada pudo hacer, si bien volvió a marrar reiteradamente en la suerte suprema.

Es de esperar que el desafío entre los hierros Prieto de la Cal e Isaías y Tulio Vázquez eleven hoy el tono ganadero en la novillada que cierra la feria.

 

Esta web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Si continúa navegando dará su consentimiento para su aceptación.

de nuestra política de cookies.

ACEPTAR