Los alumnos han dramatizado una fábula, además de realizar un puzzle gigante y de disfrutar del bocadillo solidario

Después de todo un mes trabajando en la temática, los alumnos del CEIP Miguel Hernández han disfrutado este miércoles del Día de la Paz en una celebración en la que la pregunta principal ha sido “si pueden o no arreglar el mundo y cómo hacerlo”. Con esta cuestión tan trascendental como telón de fondo, los pupilos han dramatizado una fábula que, bajo el título ‘¿Podremos arreglar el mundo? ‘, ha servido para que los pequeños reflexionen.

En clase han podido, además, escribir mensajes en diversas palomas, los cuales han sido leídos públicamente. Durante la dramatización, los alumnos han realizado asimismo un puzzle gigante, cuyas piezas habían sido decoradas por las diversas clases del centro. A través de la dramatización se ha podido comprobar que “el mundo se puede arreglar si arreglamos al hombre y que al hombre le podemos arreglar con todas y cada una de nuestras proposiciones para intentar hacer un mundo mejor”. Así, han cantado una canción en las que “se nos invita a disfrutar de las cosas bonitas que tiene la vida”.
La actividad se ha llevado a cabo con la finalidad de concienciar a los alumnos de que podemos arreglar el mundo y que es muy importante la colaboración de todos y cada uno. Como colofón final, y como es costumbre en el centro, se celebró el día disfrutando de un bocadillo solidario, el cual fue pagado por cada alumno -los padres y las madres se ofrecían a hacer y comprar los bocadillos- y el dinero sobrante se entregó a Cruz Roja de Laguna de Duero.