Las obras llevadas a cabo en ambos centros han permitido “una reducción del 40% en el consumo de energía no renovable y una reducción de las emisiones de CO2 de un 42%”, mientras que la Junta ha aportado el 64% del coste total

El consejero de Economía y Hacienda, Carlos Fernández Carriedo,  ha acompañado a la corporación municipal, encabezada por el alcalde de Laguna de Duero, Román Rodríguez, a la visita del resultado de las obras realizadas en el CEIP Miguel Hernández y el CEIP La Laguna.  Una intervención que ha contado con una inversión total de 1.034.236,02 euros, de los cuales la Junta de Castilla y León ha aportado los 664.207,51 euros – importe certificado -. El resto del montante total de las obras de mejora en la eficiencia energética ha corrido a cargo del Ayuntamiento de la localidad. Esta convocatoria, forma parte delos “45 millones de euros que la administración regional ha convocado desde 2016 en materia de eficiencia energética”.

El alcalde de Laguna de Duero, Román Rodríguez, ha manifestado en su intervención su “más profundo sentir por los problemas ocasionados como consecuencia de la tardanza en las obras”. El primer edil, también ha trasladado ese agradecimiento al consejero, “por la prórroga otorgada por la Junta  de un mes más para poder certificar el proyecto”. Relativo a esto último, Rodríguez, ha aclarado que “se ha certificado cerca del 80% de la subvención prevista, donde al final el consistorio aporta cerca de 350.000 euros. El ahorro que vamos a conseguir estos años va a ser muy relevante. También le hemos solicitado al consejero el poder acometer las mismas obras en el colegio más antiguo de la localidad”.

Por su parte el concejal delegado del área de Urbanismo, Servicios Urbanos y Medio Ambiente, Avelino Álvarez, ha dado las pinceladas más importantes a nivel técnico. “Se ha suplementado toda la fachada del edificio con un sistema que lo que consigue es evitar el flujo de energía de dentro afuera y al contrario, consiguiendo una temperatura más cómoda y con su concerniente ahorro de energía. Una parte importante de la obra ha sido el cambio de ventanas, así como el cambio de luminarias. Con el afianzamiento en la cubierta hemos conseguido acabar con las fugas de calor y reparar ciertas goteras”. Relativo al retorno de la inversión en términos de consumo, Álvarez, apunta a un periodo cercano a los  “cinco a seis años. Desde luego que merece la pena,  ya que afianzamos la inversión como mínimo para otros 25 años más”.

Desde la Junta de Castilla y León, su consejero de Economía y Hacienda, Carlos Fernández Carriedo ha recordado como “son 45 millones de euros lo que se han convocado desde la administración regional en materia de eficiencia energética desde 2016”. Fernández Carriedo ha confirmado como desde su consejería “existe una línea abierta de subvenciones por valor de 32 millones de euros para el ahorro y la eficiencia energética en las PYMES y en la gran empresa del sector manufacturero de Castilla y León”: Por último, ha puntualizado como “desde 2019, se han convocado más de 4 millones de euros para la mejora de la eficiencia energética en centros escolares de titularidad municipal. Recordemos que estas obras sirven como elemento de difusión y sensibilización pese a que no suelen ser s muy vistosas. Hablamos de niños donde les inculcamos ese ahorro energético para que lo interioricen como un factor a tener en cuenta de la sociedad del futuro”.

Dos centros escolares

En el CEIP Miguel Hernández se ha realizado una inversión de 566.044 euros -de ellos, 349.265 aportados por la Junta- los cuales han ido destinados al envolvente (470.865 euros), a la calefacción (62.595 euros) y a la iluminación (32.583 euros).  El propio colegio cuenta con con 368 alumnos y treinta profesores , donde se han llevado a cabo una serie de intervenciones encaminadas a reducir el consumo energético por el cambio de la caldera, la sustitución de ventanas y el cambio de luminarias LED, así como el aislamiento de tuberías y válvulas termostáticcas.

En el CEIP La Laguna se ha realizado una inversión de 468.191 euros -de ellos, 314.941 subvencionados por la Junta- los cuales han ido destinados al envolvente (381.336 euros), a la El calefacción (63.910 euros) y a la iluminación (22.943 euros).El centro , que cuenta con un total de 389 alumnos y treinta profesores , se ha centrado en el aislamiento térmico de fachadas y cubiertas, la sustitución del sistema de calefacción, la renovación de las ventanas del centro y el cambio de luminarias al sistema LED con instalación de sensores de presencia.

Estas obras han permitido una reducción del 40% en el consumo de energía no renovable y una reducción de las emisiones de CO2 de un 42%.