Fecha

El ciclista del LUYMA se proclamó vencedor de la segunda etapa de la Vuelta a Valladolid tras un sprint de lo más accidentado ubicado en la Plaza de Toros del municipio lagunero. La etapa estuvo marcada por el control del equipo del líder que no permitió ninguna escapada.

El futuro del ciclismo nacional se dio cita el sábado en las calles del municipio para albergar la segunda etapa de la prestigiosa XXIII Vuelta a Valladolid. Tras una primera jornada en la que la capital del Pisuerga fue el escaparate de la meta final, la carrera llegaba a Laguna de Duero.

A las 11 de la mañana, desde la Plaza central de Viana de Cega,  cerca de un centenar de corredores de 18 equipos diferentes daban el pistoletazo de salida a una segunda etapa que tendría como protagonista las calles del municipio lagunero.

Les esperaban 60 kilómetros con dos metas volantes- una en Viana y otra en Laguna – , y tres pasos de montaña- estos dos últimos ubicados en la subida al casino de Boecillo -. Con el banderazo de salida se vieron los primeros escarceos en el pelotón, pero el equipo del líder – hasta el momento el Ciudad de Oviedo-, buscaría tener controlada la carrera.

Los ovetenses tenían el control del pelotón, y tras proclamarse ayer primero y segundo, buscarían refrendar de nuevo el papel de la primera etapa y continuar  con el liderato. Lo cierto es que así fue hasta apenas 1000 metros, cuando en la última curva y con el equipo bien colocado para enfilar la recta de meta, Alejandro Iglesias se caía  en favor del corredor cántabro del LUYMA , Miguel Ángel Fernández, que conseguía levantar los brazos en la meta de Laguna de Duero .

Victoria que sabe doble, ya que Fernández consiguió enfundarse el maillot amarrillo y el de la regularidad : “es un doble premio, aunque todavía queda mucha vuelta”. “Buscaremos luchar por la carrera, y por el equipo ya que no tenemos muchos patrocinadores y somos los corredores los que sufragamos algunos gastos”.

El mejor ciclista lagunero fue Iñigo Guinea del Grúas Tinlohi, que fue noveno en el sprint final, viéndose en parte perjudicado por la caída de Iglesias, lo que le lastró de estar más adelante. El otro corredor del municipio, Jesús Arozamena fue 15º.

La general de la montaña quedo para Alejandro Catalán, mientras que las metas Volantes fueron a recaer para el equipo del Fundación Alberto Contador, con José A. García.