Fecha: 30 marzo, 2014

Los de Pedro del Barrio sumaron tres puntos gracias a un gol tempranero de Guille , que acertaba a rematar una falta votada por Jony. Partido poco vistoso donde la peor noticia llegó en forma de lesión para el central Alberto.

Victoria, pero sin brillo. Así podríamos definir el encuentro disputado el domingo en terreno del Tudela. Tres puntos, sí, pero una victoria que se cuajó mediante un partido falto de calidad en cuanto a juego se refiere.

Los rojinegros llegaban a tierra tudelanas con el objetivo de acabar con la imbatibilidad local durante la temporada, ya que ningún equipo de la categoría había conseguido llevarse la victoria en su feudo. En frente, un Tudela que sabe hacer su fútbol: bien plantados en defensa, y con una contra letal.

Los primeros minutos fueron de gran intensidad, con un continuo goteo de escarceos en ambas áreas. En el minuto 6 de la primera parte, Jony votaba un balón al corazón del área, que Guillermo acertaba a meter en la portería local para poner el 0-1 y adelantar a su equipo en el partido.

El Tudela buscó enmendar el error a los pocos minutos, cuando su delantero se quedaba delante del cancerbero lagunero, pero este acertaba a sacar la pelota.

A partir de ahí el partido entró en una situación en la que el juego no pasaba del centro del campo. El anti-fútbol se instauró en el césped – fruto también de una calidad pésima del mismo-. El equipo lagunero se empeñaba en jugar por arriba, no buscaba combinar, y eso se tradujo en que hasta el descanso apenas se pudieron contabilizar oportunidades en alguna de las áreas. Al paso por vestuarios el marcador era de 0-1.

Tras el parón, daría inicio una segunda mitad que seguiría el guion establecido de los primeros cuarenta y cinco minutos. Continuos balones buscaban sorprender a las zagas de ambos conjuntos, aunque todas ellas sin suerte. Suerte, pero de la mala, la que se cebó con el central Alberto, que tras un intento de presión al contrario se veía obligado a abandonar el terreno de juego en camilla, temiendo lo peor para su rodilla.

Tras este percance el C.D Laguna desapareció del encuentro,  a la par que el Tudela se iba desinflando en el aspecto físico.  Pedro del Barrio buscaría cambiar las tornas con el cambio de Rubén y Luisca,  y lo cierto es que cuando el equipo se puso a tocar llegaron de nuevo las oportunidades.

Finalmente 0-1 y una victoria que mantiene a los rojinegros al frente de la clasificación  de la segunda provincial aficionado. El siguiente partido será el próximo domingo en el Municipal de La Laguna ante el Peñaflor.