Centenares de personas disfrutaron, en el entorno de Los Valles, de la degustación de tortilla de patatas con chorizo, que en esta ocasión vio incrementado su tamaño a 850 raciones

La buena climatología permitió, este miércoles, la presencia de centenares de vecinos y visitantes en el entorno de Los Valles, que un año más volvió a acoger la tradicional celebración del Día de la Vieja. Dentro de una jornada marcada por la actuación de los dulzaineros ‘Villa’ y el desarrollo de diversos juegos populares o pintacaras para los más pequeños, los cuales se llevaron a cabo en el propio pinar, el colofón llegaba, cerca de las 17:00 horas, con la degustación de la típica tortilla de patatas con chorizo.

En esta ocasión, el plato cocinado por el lagunero Jesús Martín Repiso vio incrementado su tamaño, en vista de las buenas previsiones meteorológicas, llegando a alcanzar las 850 raciones. Desde primera hora de la mañana, y acompañado por siete ayudantes, el cocinero utilizó, una ocasión más, sus utensilios para la preparación del guiso, el cual requirió la utilización de 160 kilos de patatas, 840 huevos, 2 kilos de sal, 20 litros de aceite, 30 kilos de cebollas y 20 kilos de chorizo.

“Lo importante es que se acaben el plato, y que el tiempo haya acompañado en este día”, señalaba Martín, quien, acompañado del primer edil, Román Rodríguez, iniciaba el corte de la tortilla. Junto a ellos, varios concejales de la corporación -entre ellos Lucía Castro, de Cultura-, valoraban positivamente la afluencia a esta jornada tan tradicional en Laguna de Duero, la cual se iniciaba el pasado viernes con la celebración del homenaje a los oficios del ayer.