Fecha: 8 marzo, 2021

Las Asociaciones Culturales María Pacheco y Nuevo Zorrilla se han sumado a la iniciativa de realizar actos no presenciales debido a la crisis sanitaria actual

Entre paraguas morados y con el mismo espíritu luchador de siempre, así ha sido el acto simbólico que ha tenido lugar esta mañana en la Plaza Mayor de Laguna de Duero con motivo del Día Internacional de la Mujer. “Este año atípico de pandemia hemos decidido no hacer actos presenciales”, ha explicado Fernando Vara, concejal de igualdad. Aun así, el municipio ha querido visibilizar y reivindicar los derechos de las mujeres y seguir mostrando el compromiso, desde el Consistorio, para trabajar por la igualdad entre hombres y mujeres.

En el acto han estado presentes Román Rodríguez, alcalde de Laguna de Duero, Lucía Castro, concejal de Cultura, Ana Isabel Moya, concejal de Desarrollo Local y la representante de la Asociación María Pacheco, Rosa Deza, acompañados todos ellos por el concejal de Igualdad, Fernando Vara. En particular, y con motivo de la actual situación sanitaria, el Ayuntamiento, además de este acto, ha sido iluminado de color morado, mientras que se ha colocado una pancarta en el Centro Cívico del Cascajo, lugar del asociacionismo lagunero, y se ha adornado la fuente de la Plaza Mayor con los habituales paraguas morados con lemas en favor de la igualdad.

“Desde la asociación luchamos y reivindicamos por nuestras hijas, nietas, amigas y todas las mujeres que vendrán”, ha sido la frase que desde la Asociación María Pacheco han querido recordar en un día tan significativo como hoy. Bajo el lema ‘Caminamos juntos’, la Asociación lagunera ha decidido invitar tanto a hombres como a mujeres a seguir dando pasos en la lucha por la igualdad.

La Declaración Institucional de la FEMP, a la que se han suscrito la mayoría de los grupos políticos con representación municipal, con motivo del 8 de marzo, recoge este año, una vez más, la importancia de la igualdad en el ámbito laboral, el impulso de la participación de mujeres en puestos de liderazgo y el apoyo a las mujeres que viven en el ámbito rural, entre otras premisas. Desde la Federación, que cumple precisamente este año cuatro décadas en activo, se ha querido trasladar el compromiso de los Gobiernos Locales «con la defensa y protección de los valores de igualdad reconocidos por la Constitución», alertando sobre «el peligro de retroceder en los avances alcanzados».

«Como consecuencia directa de la pandemia ocasionada por el Covid-19, estamos siendo testigos, por un lado, de cómo la difícil situación económica está teniendo graves consecuencias en el mercado de trabajo aumentando en mayor porcentaje la tasa de paro de las mujeres y ampliando la diferencia de género; y por otro, del aumento del trabajo de cuidado no remunerado –tanto de menores, por el cierre de clases y de actividades extraescolares como de personas mayores, personas enfermas y dependientes– lo que profundiza las desigualdades de género ya existentes, tal y como se venía alertando en los distintos estudios e informes del uso del tiempo», manifestaba el comunicado de la FEMP.

Por otro lado, un año más, el grupo municipal Vox ha sido el único con representación municipal que ha decidido desmarcarse de esta Declaración institucional de la FEMP, argumentando que «la declaración se olvida del fundamento constitucional de Igualdad entre hombres y mujeres» y señalando el 8M como «una fecha manipulada ideológicamente y utilizada como arma en una guerra de sexos que envenena la sociedad», solicitando que esta fecha «se declare como el Día Nacional de las Víctimas del Coronavirus».