Fecha: 31 marzo, 2016

El Consistorio lagunero ha dirigido una carta al Comité de Empresa de la multinacional mostrando su solidaridad y preocupación por la situación de los trabajadores y pidiendo que se valoren opciones para evitar despidos y traslados

El Ayuntamiento de Laguna de Duero ha mostrado su apoyo incondicional a los trabajadores de la planta de Lauki de la capital vallisoletana. Ante la situación de inminente cierre de la fábrica, el Consistorio ha trasladado al Comité de Empresa de la compañía, a través de una carta, su preocupación por los trabajadores y sus familias, pidiendo que se valoren otras opciones en las que los 85 empleados no se vean afectados por posibles despidos o traslados.

Tal y como recoge la carta, apenas ha transcurrido un mes desde que estos asalariados se vieran sorprendidos por la decisión de la multinacional Lactalis, que plantea cerrar la histórica planta lechera en los próximos meses por el descenso de ventas de la marca. La corporación al completo se mostró de acuerdo en el pasado pleno de apoyar institucionalmente  y hacer llegar su solidaridad y apoyo a los trabajadores a través de esta iniciativa para «dar un vuelco a una situación tan problemática».