Fecha: 7 julio, 2021

La entidad naranja cumple diez años desde su formación, con una apuesta por el fútbol de cantera y la diversidad, algo que se ha materializado esta campaña con el ascenso de las chicas del Atlético Lince a Liga Nacional

Dicen que muchas de las grandes iniciativas en la vida surgen en la barra de un bar. El Atlético de Laguna, lejos de dar por mala esta premisa, hace nada menos que una década decidió embarcarse en la aventura futbolística de formar un club. “Surgió a raíz de conversaciones entre amigos que estábamos en ese momento con nuestros hijos practicando fútbol en el C.D. Laguna. Entendimos en aquel momento que la gestión que se estaba llevando no era la correcta. Por eso apostamos por fundar el Atlético de Laguna un 11 de abril de 2011”, relatan.

Como todo, nació con un objetivo: convertirse en una alternativa deportiva en un municipio tan grande como era Laguna de Duero. “Sabíamos que había más chicos que chicas que se marchaban de la localidad a jugar a otros equipos cercanos. No entendíamos que se fueran del municipio y con ello buscamos dar cobertura a toda esa gente que bien buscaba nuevos objetivos, o que no estaba conforme con la oferta existente”.

Estos diez años bien les han valido para crecer tanto en lo deportivo como en lo personal. “Nuestra seña de identidad es el trato cercano con la gente y ser un club que se comporta como una familia. La gente vio en nosotros, aparte de una alternativa, una manera de entender el deporte. Una filosofía que se ha visto respaldada por muchas familias y entrenadores que continúan en la entidad desde sus inicios. Somos un club que escuchamos a todo el mundo, y nos caracterizamos también por un ambiente muy festivo, algo que gusta”, apuntan.

Pese a todo, sus inicios no fueron fáciles. “En aquel momento la federación te exigía tres equipos para fundar un club, a lo que se sumaba un desembolso económico. Además teníamos el hándicap de que teníamos un club arraigado en la localidad con el que pugnar por conseguir jugadores y jugadoras. Finalmente salimos en la primera temporada con tres equipos y la escuela. Desde ahí ha sido todo ir creciendo de abajo arriba”, afirman.

De esos cuatro equipos han pasado a contar actualmente con entre 250 y 260 jugadores y jugadoras divididos entre las secciones masculina y femenina. “Esta evolución no hubiera sido posible sin figuras como la de Miguel Cantalapiedra –primer coordinador deportivo– precursor del crecimiento ordenado de la entidad. Se nos ofrecieron equipos aficionados, pero preferimos crecer poco a poco. Sí que hubo un momento clave, que fue cuando la junta directiva del C.D. Laguna dimitió en pleno, y si hubiésemos querido podríamos haber tenido más equipos, pero como reiteramos, nuestro objetivo ha sido siempre crecer desde abajo y con orden”, señalan. Empezaron con equipos en segunda división -posteriormente se ha implementado la tercera– y “poco a poco conseguimos ir creciendo deportivamente hasta ser competitivos”.

Si en algo ha destacado en estos años el Atlético de Laguna ha sido en su apuesta por la diversidad y el fútbol femenino. “La llegada de Isabel Aparicio como coordinadora del fútbol femenino dio un cambio radical al proyecto hace cuatro años. Se empezó con un equipo infantil mixto a pasar a ser una referencia provincial en este apartado. Un crecimiento exponencial y deportivo que se ha visto recientemente premiado con un ascenso a la primera división nacional”, apostillan.

Entre sus logros también está el haber implantado como torneo de referencia el Memorial Miguel Ángel Arenales ‘Putri’. “Empezamos gracias a Miguel Cantalapiedra y al que fue el primer entrenador del extinguido primer Atlético de Laguna, Andrés Lanchares”, aclaran desde la entidad. El torneo ha crecido a tal nivel que se ha convertido en referencia en la provincia, donde la última edición se contó con la participación de cerca de 600 jugadores.

De cara al futuro, la palabra trabajo parece algo intrínseco a la naturaleza de este equipo. “Una categoría nacional como vamos a tener el año que viene va a ser muy costosa, por lo que necesitaremos patrocinadores y la ayuda del Consistorio, con lo cual esperamos y deseamos contar. También tendremos un equipo aficionado, siguiendo en esa estela de crecimiento desde la base. Nuestra mayor ilusión sería tener un equipo juvenil en división de honor. Las aspiraciones son las que son debido a las limitaciones que tenemos de espacio, donde seguimos insistiendo en un reparto equitativo de los espacios, algo que requiere de voluntad política”, señalan. De cara a la próxima campaña esperan contar con entre 20 y 21 equipos en liza, que a buen seguro llevarán el nombre de Laguna por todo lo alto.