Fecha: 6 marzo, 2014

La mesa redonda organizada por la Concejalía de Juventud aborda las amenazas del consumo de alcohol y estupefacientes por los jóvenes. Una mayor autocrítica y respuesta en el entorno familiar se convierten en las claves para controlar el problema.

Varias decenas de personas han participado durante la tarde de este jueves en el coloquio-debate para la prevención del consumo de drogas organizado por el Ayuntamiento de Laguna de Duero, que ha tenido lugar en la Casa de las Artes a las 18:30. Los asistentes, cuya mayoría eran padres, han tenido la posibilidad de escuchar las palabras de Alfonso Guerra Alonso, educador del municipio, y además se han volcado en un debate con el fin de compartir puntos de vista y buscar soluciones a una tendencia que se ha convertido en un problema a tratar.

Y es que Guerra, que tiene gran experiencia en el desarrollo de actividades con jóvenes en el municipio, ha sido claro al destacar que España está a la cabeza en el consumo de estupefacientes y alcohol por parte de menores de edad. “Existe una tolerancia social muy fuerte”, ha comentado el educador, para después añadir que “los padres deben tomar parte y enfrentarse al problema”. En este sentido, ha incidido en que el trabajo de los educadores no puede ser efectivo si después los padres no cortan el problema en casa. Así, ha pedido cohesión en ambas partes a la hora de tratar un asunto que cada vez crea más preocupación en las familias.

IMG_0866

El educador ha hecho referencia al consumo de alcohol, cada vez más habitual en jóvenes de entre 12 años, al de cannabis, usual a partir de los 14 y al de estupefacientes u otras sustancias, que se ha convertido en una tónica demasiado habitual a partir de los 16 años de edad. Ante las amenazas, Alfonso Guerra ha aconsejado a los padres ser autocríticos, asumir su responsabilidad y no dejar pasar la ocasión de actuar con sus hijos en el primer momento de notar cambios extraños en su actitud. En este sentido ha propuesto una serie de situaciones a los asistentes, para que juzgasen con voz propia cómo enfrentarse a según qué situaciones. El debate y las argumentaciones han enriquecido una mesa redonda de la que, seguro, no pocos han aprovechado conclusiones prácticas para su día a día en familia.