Los nacimientos de la parroquia de Nuestra Señora de la Asunción y el del CEIP Nuestra Señora del Villar recibieron el tercer premio en su categoría en el certamen provincial de la asociación

Tras el éxito de su belén viviente, Laguna de Duero continúa ganando fama por la elaboración de sus belenes, en este caso por los nacimientos bíblicos expuestos en la parroquia de Nuestra Señora de la Asunción y el CEIP Nuestra Señora del Villar. Ambos han sido galardonados con el tercer premio en las categorías de Parroquia y Colegios, respectivamente, por la Asociación Belenista Castellana, que ha hecho entrega este sábado de sus distinciones. María Pérez Alonso recogía el premio en representación de la parroquia y Reyes Andres Olmedo hacía lo propio como directora del colegio en la gala celebrada en el centro cívico bailarín Vicente Escudero de la capital vallisoletana.

En el caso de la parroquia, se pudo visitar desde el 22 de diciembre hasta el 6 de enero un belén monumental de 18 metros cuadrados obra de Alejandro Herrán, de estilo hebreo con más de cien figuras de barro entelado y con construcciones totalmente artesanales, en el que se han podido apreciar tanto escenas bíblicas (Palacio de Herodes, la Anunciación a los Pastores o el propio misterio) como otras vinculadas a la vida personal del autor: la escuela, por su profesión de maestro, o un grupo de jotas regionales, entre otras referencias.

Con respecto al CEIP Nuestra Señora del Villar, se cumplen en esta edición nada menos que veinte años desde que comenzó a desarrollarse su belén, el cual ha ido creciendo hasta alcanzar los 14 metros cuadrados actuales, siendo obra, año tras año, del trabajo del profesorado y los familiares de los alumnos. El nacimiento, de estilo popular, consta de tres secciones, divididas por el pueblo de Belén, Egipto y Jerusalén. De esta manera, las pirámides de Gizeh, el río Nilo, el templo, el desierto del Sinaí o Judea son algunos de los lugares históricos que tienen cabida en el mismo, siempre debidamente señalados con carteles para que el alumnado conozca un poco más de esta tradición con raíces italianas.

Por otro lado, sobre  este particular nacimiento se basa el concurso ‘Un gazapo en el belén’, que está destinado al alumnado de religión católica de 4º, 5º y 6º de primaria y consiste en detectar un error (histórico o de tradición) que ha sido ubicado para este fin. Los alumnos y alumnas, acompañados de su profesora de religión, visitan el belén para tratar de “cazar el gazapo” y conseguir el premio que reconoce su capacidad de observación y el conocimiento en historia sagrada. Además, numerosas familias lo han visitado desde el 10 al 21 de diciembre. “Da satisfacción que este trabajo, hecho con tanto cariño, haya conseguido un premio. Es la primera vez que se ha presentado a concurso”, señala Reyes Andrés, directora del centro.