Fecha

Una operación conjunta de la Policía Nacional y la Guardia Civil ha dado como resultado cuatro registros y la detención de nueve personas en la capital, esclareciendo numerosos hechos delictivos ocurridos a lo largo de la provincia

La Policía Nacional y la Guardia Civil han logrado desmantelar, en una operación conjunta, a la conocida como ‘banda del BMW’. Lo han hecho a través de una actuación que ha supuesto cuatro registros domiciliarios y que ha dado como resultado nueve detenidos -todos vecinos de la capital-, presuntamente responsables de pertenencia a grupo criminal y de robos con violencia e intimidación y con fuerza en las cosas. También se les imputará delitos de robo y uso de vehículos, detención ilegal receptación, depósito de munición y desobediencia a la autoridad.

La operación, avanzan, sigue abierta y no se descartan nuevas detenciones. De esta forma se esclarecen más de 40 hechos delictivos, según las fuerzas de seguridad, llevados a cabo a lo largo y ancho de la provincia en los últimos años.

Inicio de las Investigaciones, Coordinación y Cooperación Policial

Tal y como señalan, a finales del mes de septiembre del año 2019, Agentes de la Guardia Civil y de la Policía Nacional de Valladolid comenzaron la investigación de determinadas personas que supuestamente realizaban robos con fuerza en establecimientos comerciales (bares) así como robos con violencia e intimidación en la provincia de Valladolid comenzando un intercambio de información entre los dos cuerpos.

Los mecanismos de coordinación entre ambas Fuerzas y Cuerpos de Seguridad (existentes en la Secretaria de Estado para la Seguridad) establecieron las coincidencias entre ambas investigaciones y unieron sus esfuerzos en el descubrimiento de los hechos, desde el pasado mes de marzo.

Las informaciones obtenidas, las primeras hipótesis de trabajo, así como de las pesquisas realizadas, denotaban una actividad criminal de gran alcance con una gran estructura y organización en sus actos.
Ambos Cuerpos sospechaban que existía un grupo organizado, perfectamente estructurado, destacando un cabecilla o jefe por encima de todos, el cual distribuía los objetivos a sustraer y elegía personalmente a los integrantes para cometer estos actos ilícitos buscando la especialización de los mismos según la tipología delictiva a realizar.

Se creía entonces que este grupo criminal estaba formado por un elevado número de componentes, en el que destacaba un núcleo central. Las importantes medidas de seguridad que adoptaban y las complejas interrelaciones existentes entre ellos y con el núcleo principal, han dificultado enormemente las pesquisas, tal y como señalan los cuerpos de seguridad, quienes sostienen que  “este grupo, en sus actos delictivos, tenía total desprecio a la seguridad, emprendiendo fugas y acometiendo vehículos oficiales”.

Robo de vehículos de alta gama para asaltar comercios y bares

“Cometían robos de importancia que tenían una serie de rasgos comunes, se especializaban en los robos de vehículos de las marcas SEAT, WV o BMW, en casi todos los casos de gran potencia y prestaciones deportivas, los cuales utilizaban para cometer los ilícitos penales, generalmente relacionados con negocios de hostelería.
La sustracción del turismo y posterior robo se producía en la ciudad y su recuperación en la provincia o zonas limítrofes y viceversa, cruzándose por ello muchas de las gestiones propias de investigación de ambas Fuerzas y Cuerpos de Seguridad”, apuntan.

En concreto, en la provincia de Valladolid, en el transcurso del año 2019 y del 2020, fueron sustraídos más de 100 vehículos, muchos de ellos posteriormente incendiados o arrojados a canales o ríos, con el fin de destruir posibles pruebas. A finales del mes de octubre de 2019, en colaboración con la Policía Municipal de Valladolid, se logró la recuperación de 7 vehículos de alta gama, estacionados en un garaje comunitario de la C/ Gavilla de la capital.

Fruto de esa investigación coordinada se ha podido determinar que el grupo se dedicaba mayoritariamente a robos con fuerza en las cosas en establecimientos de hostelería, pero “se observó que una parte más violenta del grupo criminal dio un salto cualitativo en la gravedad de sus acciones, cuando les atribuye los robos con violencia e intimidación de un supermercado en la provincia y días después en un salón de juegos y en un establecimiento de paquetería de la capital”, señalan desde las fuerzas de seguridad.

Detenciones en Pajarillos, la Pilarica y la Rubia

Tal y como afirman, tras rigurosos análisis de datos sobre hechos cometidos y modus operandi, la Guardia Civil fue centrando sus sospechas en un grupo de delincuentes residentes en Valladolid. La explotación se desarrolló en los barrio de Pajarillos, la Pilarica y la Rubia de Valladolid, requiriendo un esfuerzo de coordinación y operativo importante entre la Guardia Civil de Valladolid y Policía Nacional, debido a la complejidad y dimensión de la operación. Se procedió a la detención de nueve personas en domicilios de Valladolid capital, como presuntos responsables de robos con fuerza en las cosas, robos con violencia e intimidación, robo y uso de vehículo a motor, detención ilegal, receptación, depósito de munición, desobediencia a agentes de la Autoridad y pertenencia a grupo criminal.

En los cuatro registros domiciliarios se han intervenido dos armas de fuego simuladas, 25 cartuchos de munición, diversas armas blancas prohibidas, útiles para los robos y dos vehículos intervenidos. Según apuntan Policía Nacional y Guardia Civil, “la mayoría de detenidos tienen un gran número de antecedentes, tales como delitos contra el patrimonio, tráfico de drogas o reclamaciones judiciales”.

Robos y asaltos en Laguna de Duero

Entre las actuaciones atribuidas a los integrantes de esta banda en Laguna de Duero destaca el robo cometido en el Restaurante Sera, ocurrido en febrero de 2017, o el asalto relámpago que tuvo lugar en el establecimiento de Phone House de la Avenida de Madrid, en febrero de 2018. Precisamente en Laguna de Duero tuvo lugar la detención de uno de los supuestos cabecillas de la banda en 2017, en otra operación en la que también se detuvo a nueve integrantes, si bien la actividad del grupo criminal se siguió desarrollando a posteriori.