Fecha: 10 septiembre, 2016

El corredor y escritor estadounidense Bill Hillmann visitó la localidad para correr uno de sus encierros

“Los encierros han cambiado mi vida”. Así se expresaba Bill Hillmann, estadounidense de nacimiento y amante de los encierros. La novela ‘Fiesta’, escrita por Hemingway, le abrió el camino para adentrase en el mundo de los encierros, algo que supuso su salvación tras una vida en el que las drogas o los problemas con la Policía eran su día a día particular.

Pamplona y los San Fermines fueron su “bautismo” como corredor de encierros. La afición le llevó  incluso en el año 2014 a ser hospitalizado porque un toro le corneo una pierna en Pamplona.

Su faceta como escritor le ha hecho escribir un libro, ‘Corriendo con Hemingway’, donde narra sus diferentes hazañas como corredor en nuestro país y cómo esto le ha cambiado su vida. Este no es el único espacio donde Bill narra sus aventuras, pues cuenta con una columna en un periódico en ‘Chicago Tribune’, donde escribe sobre esta tradicional fiesta en España.

Entre sus objetivos dentro de su estancia en España está el hecho de llegar a correr 150 encierros. En Laguna de Duero sumó su 127 encierro. En su búsqueda de alcanzar esa meta tan solo le quedan 11 días en España para sumar esta cifra. Hillmann calificaba de los encierros del municipio como “espirituales”, pues, en su opinión, «aquí puedes correr tranquilo, con espacios».

A Laguna de Duero llegó de la mano de Luis Prieto, un corredor local que conoció en Pamplona hace años, y que es un habitual de los encierros más importantes de España junto con Bill. “Correr en Laguna de la mano de mi amigo Luis es muy bonito. Hace tiempo que él estaba detrás de mí para que viniera a su pueblo para correr el encierro» concluía.