Fecha: 2 marzo, 2014

El Tribunal Europeo acaba de declarar ilegal el céntimo sanitario que lleva aplicándose en Castilla y León desde marzo del 2012. Hacemos un balance de las consecuencias de esta decisión en nuestra localidad

El pasado jueves 27 de febrero el Tribunal de Justicia Europeo declaraba ilegal el céntimo sanitario y obligaba a reembolsarlo. El dictamen se justificaba en que la medida, un impuesto indirecto sobre la venta minorista de hidrocarburos para fines sanitarios, vulnera la legislación comunitaria. Con ello se abre la puerta a que los contribuyentes españoles puedan reclamar los euros pagados por el gravamen siempre y cuanto dispongan de los comprobantes de los pagos realizados.

En el caso de nuestra comunidad, Castilla y León se sumó a la aplicación del céntimo sanitario el 1 de marzo del 2012, a pesar de que en otras regiones, como Madrid, el impuesto se lleva cobrando desde 2002. La aplicación del impuesto duró solo diez meses, ya que el 1 de enero de 2013 pasó de denominarse céntimo sanitario a  “recargo especial sobre los hidrocarburos”. Este, a diferencia del céntimo sanitario, sí sería compatible con la normativa de la Unión Europea, de modo que solo se podrán reclamar los pagos del gravamen realizados entre marzo y diciembre del 2012.

Según Horacio Sansegundo, propietario de la estación de servicio Shell de Laguna de Duero y presidente de la Federación Regional de Asociaciones de Estaciones de Servicio, la resolución del Tribunal Europeo de Justicia es “acertada y, en cierta forma, esperada”, aunque también añade que “lamentablemente el daño ya está hecho y es irreparable”.

Si hace un año Sansegundo predijo que habría una caída de las ventas del 25%, a día de hoy asegura que esta ha llegado a superar el 30%. “Se ha perdido mucho empleo. Solo hace falta ver la cantidad de gasolineras cerradas que hay por las noches. Muchas de ellas tenían restaurantes y es una pena, porque a muchos les ha obligado a cerrar la caída de las ventas” asegura el presidente de Fereclaes.

Sansegundo comenta que en Laguna ha repercutido bastante esta caída de las ventas. “Concretamente, en la gasolinera Shell de Prado Boyal atendemos a vehículos pesados, y estamos viendo cómo muchos camioneros al pasar por aquí echan en el depósito los litros justos para llegar a Vitoria o a La Rioja y pagar menos”. Horacio, aunque no quiere echar culpas directamente a nadie, añade que “se ha advertido muchas veces a la Junta y al Gobierno Central lo que iba a acabar pasando, y no se ha hecho nada”.

Los consumidores laguneros, al igual que los del resto de la comunidad, confían en poder recuperar el dinero indebidamente recaudado, que, en el caso de Castilla y León, supuso una adición de 4,8 céntimos mas IVA por litro de combustible tanto en gasolina como en diésel.