Fecha: 19 abril, 2021

La IA fijada este lunes en 180 ha conllevado esta decisión del organismo regional, en unas medidas que tendrán en principio una duración de 14 días tras el aumento sustancial de casos

La Junta de Castilla y León ha celebrado este lunes un Consejo de Gobierno extraordinario donde ha dictaminado el cierre del interior de la hostelería en Laguna de Duero, sumándose la localidad al total de 31 municipios de la región con medidas restrictivas tras superar los 150 casos de Incidencia acumulada por cada 100.000 habitantes (esta se situaba el lunes en 180).  Estas medidas tendrán en principio una duración de 14 días, a la espera de que los casos bajen de manera sustancial en las próximas dos semanas.

Desde este martes, por tanto, se cerrará el interior de bares y casas de apuestas en los municipios de Laguna de Duero, Ponferrada, Peñafiel, Guardo, Arévalo y Olmedo, mientras que podrán abrir en Tudela de Duero, Carbajosa de la Sagrada, Villamuriel de Cerrato y Venta de Baños. La consejera de Sanidad, Verónica Casado, en la rueda de prensa presencial,  ha afirmado que “parece” que la cuarta ola «se sitúa en el techo”, aunque subrayó «el riesgo alto» existente.

La hostelería de Laguna de Duero afronta el cierre del interior de la hostelería con resignación

El presidente de la Asociación de Hosteleros de Laguna de Duero ha afirmado que han recibido la noticia con «resignación y sorpresa», porque «analizando los datos la mayoría de la incidencia corresponde a la franja de mayores de 65 años, que son personas que generalmente no frecuentan los establecimientos». Además ha asegurado que la hostelería no tiene culpa de los contagios y no han contribuido al incremento de contagios. «Las ayudas brillan por su ausencia y aunque ha habido ayudas puntuales las que proporciona la Junta de Castilla y León parecen no llegar», ha puntualizado el presidente con respecto a las ayudas. Desde la asociación también se ha avanzado que se ha solicitado al Ayuntamiento que «amortigüe el impacto negativo de las restricciones, flexibilizando y facilitando en la medida de lo posible la instalación de terraza a aquellos establecimientos que en la actualidad no disponen de ella o tienen un número reducido de mesas que imposibilita el sostenimiento de su negocio».

Bares como el Zakeo, que no tienen terraza, se ven en la obligación de echar el cierre por completo hasta que las medidas vuelvan a permitir abrir el interior de los establecimientos hosteleros. “Es una situación muy complicada y, sobre todo, muy injusta para los bares que no tenemos terraza, ya que estamos más perjudicados que otros que si tienen esa opción”, afirmaba el propietario del Zakeo. Además, ha señalado que la situación de la hostelería es una piedra tras otra. “A nosotros nos han impuesto unas medidas que se cumplen, en la mayoría de los casos, a rajatabla. Si cumplimos con esas medidas tienen que dejarnos trabajar. Al final lo que están haciendo es cerrar nuestro medio de vida y no poder aportar ingresos”, afirmaba el propietario, que señalaba, también, que las autoridades deberían acudir a los locales donde no se están cumpliendo con las medidas propuestas.

Desde el Pub Zambra afirman que “como no han impuesto cierres perimetrales la hostelería vuelve a verse perjudicada”. El propietario del establecimiento también ha señalado que ante estas medidas no pueden hacer nada, pero que la hostelería cumple con las medidas de proporcionar gel hidroalcohólico, distancia entre las mesas y mascarilla obligatoria.