Fecha: 6 octubre, 2021

El lagunero César Mato y el vallisoletano Óscar Pujol, también conocidos como ‘La dupla’, se han proclamado vencedores de la prueba internacional de bikepacking ‘Kilómetro Cero’, tras completar en menos de 75 horas un largo trayecto desde la Puerta del Sol de Madrid hasta el final del Camino de Santiago en Finisterre.

En esta edición han competido 75 ciclistas, algunos provenientes de Canadá, Estados Unidos, Chile, Colombia y Reino Unido. Según Óscar Pujol “tus rivales son tus compañeros y puede que sean tus salvadores en caso de cualquier problema. En este tipo de rutas no se lucha contra nadie, todos buscan disfrutar del camino». «Ha habido muy buen rollo desde la fiesta de bienvenida hasta la de despedida, donde cada uno tenía su batallita que contar y salieron mil y una anécdotas”, comenta César Mato.

El año pasado, la prueba chilena de ultra ciclismo Across Andes les dio la experiencia para afrontar este tipo de pruebas, pero ‘Km Cero’ fue “un recorrido duro, con todo tipo de terreno y que si se subestima te lo hace pagar caro”. ‘La dupla’ salió “con la confianza y seguridad de pedalear en casa y, aun así, lo subestimaron y pasaron algún momento crítico”.

Ambos comenzaron con un buen estado físico después de participar en el ‘Open de España de Mountain Bike’. Sin embargo, admiten que este tipo de pruebas son “más mentales que físicas y lo importante es tener cabeza, saber parar, comer y planificar cada tirada”.

Un recorrido de estas características “es una aventura y lo difícil es planificar a largo plazo, cada día es una paliza y no sabes cómo responderás al día siguiente”, admite César Mato. Cuando comenzaron la prueba, “ambos pensaban que iban a avanzar más rápido, pero el primer día ya vieron que no iba a ser coser y cantar”. Óscar Pujol admite que: “A partir de ahí tuvimos que fluir un poco y gestionar las paradas según las fuerzas de cada uno, o la falta de alimento o bebida”.

Pese a los 787 kilómetros de distancia y los más de 12.000 metros de desnivel, uno de los mayores desafíos de esta competición es la climatología. La pareja coincide en que el peor momento llegó al final, cuando decidieron avanzar de noche hacia Santiago para evitar las lluvias y la predicción del tiempo falló. “Tuvimos que pedalear de noche, mojados después de más de 12 horas de bicicleta y sin sitio donde encontrar una simple bebida caliente”. En estas condiciones y descansando en paradas de bus tuvieron que avanzar para poder seguir.

Lo mejor del viaje es cumplir el objetivo y la satisfacción de “haber conseguido mano a mano llegar al fin del mundo, sanos y salvos para poder disfrutar de unas vistas espectaculares”. Pese a la dificultad de la prueba, hay tiempo para disfrutar del Camino de Santiago. “100 horas parecen pocas, pero dan para mucho. Cuando vas al límite, la percepción de las cosas es diferente, valoras todo mucho más”, admite César Mato.

‘La dupla’ destaca del bikepacking o gravel que es una forma de viajar, conocer mundo y conocerte a ti mismo de manera exigente, «ya que te exprime y vacía como una esponja”. El dúo vallisoletano ya se plantea volver a la aventura en Chile a por otro Across Andes en la Patagonia y puede que también un viaje a Ruanda el próximo año.