Fecha: 3 julio, 2016

El municipio vivió el domingo una manifestación contra la nueva tasa de agua y los aumentos en el IBI y el abono de las piscinas municipales, un encuentro contó con el apoyo de Laguna Sí Se Puede

Laguna de Duero acogió este pasado domingo una manifestación contra el denominado “tasazo del agua”, en relación a la nueva tasa de depuración impuesta a consecuencia del pago por la depuración de aguas residuales en la EDAR de Valladolid. La comitiva arrancó puntual a mediodía desde la Plaza Mayor, donde se leyó un manifiesto en el que se hizo alusión a cómo “los recibos se han incrementado por término medio un 81%” en referencia a al nuevo importe por el servicio de agua.

Entre las reivindicaciones se hizo alusión a las nuevas tarifas de la piscina municipal, que, según la A.V La Calle –organizadora de esta manifestación-, “ha subido en un 21% en el bono individual» con un precio de 45 euros. Además, se incidió en el aumento del pago del IBI con lemas como «este catastrazo es un puñetazo», y se reclamó una mayor progresividad a la hora de pagar los tramos de consumo de agua, alegando que «es injusto que los vecinos que menos consumen paguen más por metro cúbico».

La comitiva, que contó con el apoyo de LSSP a través del concejal Javier Regueira, recorrió las arterias principales del municipio hasta llegar hasta la glorieta de la Avenida Estadio con Avenida de la Laguna, donde se puso fin a esta jornada reivindicativa emplazándose para futuras peticiones vecinales y haciendo un llamamiento a que «los vecinos salgan de sus casas». La participación vecinal en la gestión municipal fue otro de los puntos de la protesta, afirmando que «el gobierno no tiene en cuenta las alegaciones vecinales y no representa un verdadero gobierno de cambio, sino de recambio».

El alcalde, Román Rodríguez, con motivo de esta protesta afirma que «en democracia todo vecino puede manifestarse, lo único que sí que pedimos es que las informaciones y datos no se manipulen», en referencia a las nuevas tasas y al goteo de cifras expuesto por la asociación vecinal convocante. Por su parte, el teniente de alcalde, Juan José Biosca, declaró a este medio que «esta manifestación tiene más carácter político que verdadero interés por beneficiar a los vecinos» e instó a la A.V. La Calle a «defender los intereses de los vecinos en vez de dedicarse a hacer política». «Su papel es hacer propuestas para los presupuestos, no enmiendas», afirma.

«La tasa de depuración de agua la tendría que haber aprobado entrara quien entrara al gobierno, y en cuanto terminemos de negociar el convenio con Valladolid aplicaremos la progresividad por tramos», afirma Biosca, quien defiende la progresividad de la reforma fiscal y avanza que con el desarrollo de un sistema informatizado «los vecinos podrán participar más activamente de los presupuestos municipales».