Fecha: 14 noviembre, 2021

Desde el centro de Laguna de Duero apuntan que «cualquier dificultad relacionada con el aprendizaje, las habilidades cognitivas o la conducta en etapas de desarrollo tienen solución si se identifican y se abordan de manera profesional»

A menudo, las diferentes etapas del desarrollo presentan distintos retos que pueden convertirse en verdaderos obstáculos en el camino. Cada persona es un mundo, y no todas las fases de aprendizaje son iguales para cada niño o adolescente. Por eso el equipo de expertos del Centro Psicopedagógico Don Sancho trabaja de manera personalizada con un propósito clave: identificar las causas para ayudar a resolver las dificultades.

Gracias a su amplia experiencia, aplican una exhaustiva valoración psicopedagógica para analizar a cada persona a través de una primera entrevista. Como expertos en psicología clínica, neuropsicología, psicopedagogía y logopedia, realizan las mejores pruebas técnicas específicas estandarizadas. A partir de los resultados, ponen en marcha un Plan de Intervención para ayudar, con todos sus medios, a resolver cada situación.

En los casos en los que los niños o adolescentes presentan problemas o trastornos psicológicos que afectan a sus etapas de desarrollo y madurez, ofrecen orientación y terapia familiar, teniendo en cuenta que el papel de los padres es el más importante. Así, trabajan en equipo coordinados con el centro educativo y la familia para mejorar el estado emocional, las habilidades cognitivas y sociales o las conductas disruptivas.

Cuando el problema está en trastornos que afectan a la voz, a la pronunciación y al lenguaje (oral, escrito y gestual) llevan a cabo una intervención logopédica. De esta forma ayudan a resolver cualquier tipo de dificultad, favoreciendo las capacidades de comunicación, y con ello, las competencias a la hora de relacionarse.

Si existen problemas en la adquisición de contenidos y conocimientos que estén provocando dificultades en el aprendizaje, ponen en marcha el programa para ayudar a niños y adolescentes a aprender eficazmente gracias a distintas estrategias de estudio. De esta manera les ayudan a potenciar sus habilidades, organizarse, marcarse objetivos y superar cualquier barrera, en el camino hacia una autonomía y una conducta adecuadas.