«Se odiaban a muerte… eran tan españoles que no podían verse unos a otros… se envidiaban los éxitos, la fama y el dinero. Se despreciaban y zaherían cuanto les era posible. Se escribían versos mordaces, insultándose. Eran unos hijos de la grandísima puta casi todos……