Fecha: 17 marzo, 2017

El Ayuntamiento, en su particular homenaje a los “Oficios del Ayer”, galardonó a una de las operadoras del municipio desde 1967 hasta 1983, momento en el que se automatizó el sistema de telefonía

“Entonces por llamadas de teléfono se cobraba mucho dinero, nada en comparación con lo que se tarifa ahora». Carmen Velasco ha sido la galardonada este 2017 por el Ayuntamiento de Laguna de Duero a través de la Concejalía de Turismo por su labor como operadora en el municipio durante cerca de 15 años (1968-1983). Como oficio del ayer, el de telefonista ha quedado en un segundo plano cuando en 1983 la telefonía se automatizó. “Recibimos con gran pena esta noticia, ya que aparte de que nos quedamos sin trabajo, suponía un cambio completo a la hora de entender la telefonía», aclara Carmen.

En aquellos primeros años, como relata esta operadora, tan solo había 39 abonados. Pronto se amplió su ámbito de actuación a los pueblos del entorno (Viana, Valdestillas, Villanueva de Duero, Serrada, Portillo…hasta once), para pasar a dar servicio a casi 400 abonados. El número más demandado en Laguna de Duero era el 70, recuerda Carmen. Este dígito era el perteneciente a lo que actualmente hoy es PPG Ibérica –CIPISA-, que por aquel entonces realizaban conferencias con Valladolid y Barcelona, lugar donde tenían su sede.

Como anécdota recuerda cómo una “mujer entró a la cabina para hablar y se puso a gritar sin que hubiera nadie al otro lado, ante el desconocimiento de que no había conectado y no saber cómo se utilizaba un teléfono”. Entre las noches más movidas, aclara cómo la del 23-F marcó un ante y un después: “las familias comenzaron a llamar para ver cómo y dónde se encontraban los suyos, lo que supuso un colapso en la centralita para atender a todas las llamadas”.

Reconoce cómo el trabajo de telefonista siempre estuvo ligado al de la mujer y a los principales cambios sociales y culturales en el mundo laboral: “en el caso de Laguna éramos tres señoritas las que atendíamos en horario de mañana, mientras que por la tarde y por la noche solo había una persona, ya que la demanda de conexiones se reducía”, aclara. El número de llamadas en jornadas intensas suponía que en la mayoría de ocasiones “no dábamos ni los buenos días”.

La falta de teléfonos en las casas, así como de abonados, obligaba a Carmen y a sus compañeras a tener que ir a avisar a las casas del recado de conferencia. Representaban como pocas el nexo de unión entre el que estaba al otro lado del teléfono con quien querían conectar, de ahí la importancia del secreto profesional.

Nuevos premios

Desde el Ayuntamiento de Laguna de Duero, la concejal delegada del área de Turismo, Lucía Castro, quiso señalar cómo “para las nuevas generaciones es muy importante que conozcan los oficios que hoy en día se han perdido o que se han actualizado con los tiempos. Estamos buscando actualmente incorporar para el año que viene en el premio oficios del hoy, pero haciendo hincapié en aquellos que dieron los primeros pasos en este sentido”.

El acto se cerró con la actuación de la Banda Municipal de Música, que interpretó un gran repertorio ante los cientos de personas que se congregaron en el salón del Centro de Mayores de Laguna de Duero para ver esta gala tan conmemorativa.