Fecha: 19 mayo, 2015

Los socialistas llevan en su programa un nuevo centro de jóvenes, una biblioteca y un centro polideportivo con piscina cubierta en la zona sur, lo cual consideran realizable con contención de gasto, impuestos progresivos y buscando ayuda de otras instituciones

Juan José Tomás-Biosca, candidato a la Alcaldía del PSOE, presenta en su programa electoral cuatro proyectos de inversión. El primero es un centro para jóvenes, proyectado en la antigua biblioteca y que podría gestionarse por sus usuarios aunque con control municipal. «El 20% de la población de Laguna tiene entre 4 y 25 años», afirma Biosca, quien además cree necesaria una nueva biblioteca, considerando que «la actual, ubicada en la Casa de las Artes, no reúne las condiciones para el estudio». Otras apuestas se centran en unas instalaciones con piscina cubierta y polideportivo en la zona sur del municipio.

A pesar de que Biosca estima en 2.250.000 euros la deuda actual del Consistorio, considera que estas inversiones «se pueden acometer evitando los gastos innecesarios consecuencia de la mala gestión, apostando por un sistema impositivo progresivo, en el que paguen más los que más tienen y buscando ayudas de otras instituciones, como la Junta o, en el caso del Polideportivo, la secretaría de estado de deportes». Precisamente pidiendo colaboración a la Junta es como los socialistas ven posible el nuevo centro de salud, que también prometen asegurando que «el centro de Laguna atiende a 30.000 personas y necesita más especialidades».

En materia de transporte, Biosca afirma «llevar 19 años tras el sistema metropolitano», considera que el alcalde de Valladolid «no da cuartel a los pueblos del alfoz» en este sentido y promete que «este área metropolitano será una realidad si Tudanca gobierna la región». También cree necesario un plan de accesibilidad en el municipio y las obras de la planta potabilizadora, advirtiendo que «habrá un problema tras las elecciones con el próximo recibo de agua». A este respecto el candidato socialista afirma que «los gastos de depuración de agua van a dispararse y se duplicará el pago en los recibos», lo cual, según Biosca, «podría evitarse renegociando el convenio actual».