Fecha: 1 agosto, 2014

Tensión durante la primera reunión en la que representantes de todas las formaciones políticas han querido aclarar el papel del consistorio en el proyecto de eficiencia energética y resolver dudas.

Llevaban meses protestando, entre otras cosas, por la supuesta «falta de información» del proyecto energético que se está llevando a cabo en sus viviendas, y durante la mañana de este jueves eran recibidos en el Ayuntamiento por representantes de todos los partidos políticos para aclarar dudas sobre la participación municipal en Cityfied.  Hablamos de los miembros de Torrelago Opina, agrupación formada por vecinos contrarios a las comenzadas obras, que han presentado demandas contra las comunidades solicitando la paralización cautelar de las mismas.

Su secretario, José López Matellanes, junto con algunos otros miembros, se reunían con Enrique Fernández (PP), Juan Carlos Rodríguez (IL), José Antonio Fernández (PSOE), Jesús Salamanca (IU) y Rocío Garrido (UPyD), en un intento de acercamiento, a petición de la administración, con unos vecinos descontentos que manifestaban «no haber recibido la información necesaria hasta hoy».

Enrique Fernández, concejal delegado del proyecto, aclaraba el papel del Consistorio como socio necesario y explicaba que era «imperativa» la participación institucional para que su ejecución se llevase a cabo. En este punto, Matellanes manifestaba «la indefensión de los afectados por el proyecto» y afirmaba que «el Ayuntamiento debe velar por los intereses de todos los vecinos y en este caso se ha posicionado, generando desconfianza».

Con respecto al contenido del proyecto, Matellanes ha seguido insistiendo en que «toda la información vertida hoy debió ser comunicada antes de las votaciones» y ha afirmado que «se engañó para propulsar el proyecto dando poco tiempo para decidir y pocos detalles». Asimismo ha hablado de «falta de garantías en caso de que quiebre alguna empresa implicada». Desde el Ayuntamiento se ha negado rotundamente que se haya producido ningún engaño y se ha insistido en que «la página web de la Unión Europea facilita las bases y mecanismos de sustitución en caso de que una empresa se declare en quiebra» y garantiza que «el Ayuntamiento se ha documentado en todos los aspectos para garantizar la legalidad más estricta». Con respecto a las licencias, Enrique Fernández ha invitado a los miembros de Torrelago Opina a consultar toda la documentación disponible en la sección de urbanismo y ha repetido que «jamás se ha denegado información a nadie».

En cuanto a la legitimidad de las votaciones para aprobar el proyecto, que Torrelago Opina cuestiona alegando que «fueron hechas a mano alzada», los representantes municipales aseguran que «el Ayuntamiento no intervendrá en los acuerdos adoptados por las comunidades ni tiene motivos para dudar» y afirma que «el juez será quien decida si se han cometido irregularidades». Los vecinos descontentos recordaban el recurso interpuesto por el Colegio de Arquitectos de Castilla y León y ponían en duda el informe del arquitecto municipal exigiendo este visado «como garantía de calidad de las obras» y hablando de «la desconfianza que genera que el técnico forme parte de la administración», aunque Fernández respondía que «no es necesario este visado» reafirmando su confianza en el trabajo del técnico municipal.

Compromiso del Ayuntamiento y petición de tranquilidad

A petición de los miembros de Torrelago Opina, Fernández ha garantizado el cumplimiento de las licencias con acuerdo a la ley. A pesar de las acusaciones vertidas, los representantes municipales aseguran que «están velando por los intereses de los vecinos» y piden respeto y tranquilidad, asegurando que «se facilitará toda la información que sea necesaria para avalar la legalidad del proyecto» y prestándose a más reuniones informativas. Por otro lado, desde Torrelago Opina se valora que se hayan dado pasos facilitando información -matizando que la reunión ha llegado tarde- aunque insisten en su propósito de conseguir la paralización cautelar de las obras.