Fecha

Debido a la instalación de nuevas ventanas, dentro de las obras de mejora de la eficiencia energética, se han tenido que buscar soluciones, siendo trasladadas las clases, en principio hasta el jueves, al Centro Cívico El Cascajo

Los alumnos del CEIP Miguel Hernández recibirán sus clases, en principio hasta el jueves, en las aulas del Centro Cívico El Cascajo. Esta es la solución acordada después de que este lunes el personal del centro optase por suspender las clases y avisar a las familias para que recogiesen a los alumnos, en vista de que la instalación de las nuevas ventanas, dentro de las obras de eficiencia energética, aún no se había completado.

Dichas obras forman parte de un proyecto subvencionado con 400.000 euros por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional, a través de la Consejería de Economía y Hacienda, y están dirigidas a la mejora de la eficiencia energética en los colegios públicos de la región, siendo ejecutado en el caso de Laguna de Duero en el CEIP La Laguna y el CEIP Miguel Hernández, los más antiguos del municipio.

La instalación de las nuevas ventanas es uno de los pasos de unas actuaciones que comprenden asimismo el aislamiento térmico de las fachadas y cubiertas, el cambio de luminarias al sistema LED, la instalación de sensores de presencia, la conexión de la calefacción del centro a la red de biomasa de Torrelago y el aislamiento de tuberías y válvulas termostáticas y bombas con variadores de caudal.

Pese a que el retraso en las obras ha llevado a que durante el fin de semana se haya estado trabajando en el centro para completar el cambio cuanto antes, el hecho de que este no se hubiese completado este lunes obligó a suspender las clases y a tomar la decisión de reubicar a los alumnos, dentro de un acuerdo al que se ha llegado tras reunirse los responsables del centro con el concejal de Servicios Técnicos Urbanos, Avelino Álvarez, acompañado de técnicos municipales.

Por todo ello, a partir de este martes, los alumnos acudirán al colegio, como habitualmente, a las 9:00 horas, y desde allí serán trasladados en autocar el centro cívico El Cascajo, acompañados por sus profesores. De la misma manera, regresarán hasta el Miguel Hernández a las 14:00 horas, como es habitual. Los niños que recurren al servicio de madrugadores y de comedor escolar podrán seguir utilizándolo como hasta el momento. En principio, el Consistorio les ha asegurado que este mismo jueves ya podrán asistir de nuevo al colegio.

En el caso del CEIP La Laguna, algunos grupos han tenido que trasladar también sus clases a las instalaciones de la Casa de las Artes hasta que se completen los trabajos. Desde la dirección del centro del CEIP La Laguna , confirman a Laguna al Día que “las obras  están transcurriendo según lo previsto y con total normalidad” Además aseveran en su comunicado , como “se planificó y organizó todo antes de comenzar las obras, previa autorización de la Dirección Provincial de Educación, para que el cambio de las ventanas fuese posible ya que todas nuestras aulas están ocupadas,  no porque apareciese algún problema o contratiempo en el transcurso de las mismas, que no ha sido así” .

La finalidad de todas estas actuaciones está dirigida a conseguir la reducción del consumo energético por razones tanto económicas como de sostenibilidad medioambiental y el máximo bienestar posible tanto de los alumnos como de los profesores. Además de la subvención cercana al medio millón de euros, el Ayuntamiento aporta otros 100.000 euros por centro para esta causa.