Fecha: 31 agosto, 2021

El judoca lagunero hace balance de su paso por los JJOO, en los que tuvo que despedirse de sus opciones de medalla, y agradece a los laguneros su «ánimo y fuerza» en esta etapa, marcándose como próxima meta los Juegos de París 2024

Pese a las opciones y el optimismo, la suerte no acompañó y no pudo ser. El judoca Alberto Gaitero se despidió de los Juegos Olímpicos de Tokio tras perder en su primer combate, en la categoría de – 66 kg, frente al ucraniano Georgii Zantaraia. El lagunero se enfrentaba a un duro rival -con seis metales en distintos campeonatos mundiales, entre ellos un oro en 2009- con muy buena disposición, manteniendo una actividad y un ritmo muy solventes desde los primeros minutos. Durante todo el combate, que duró 8:30, y fue en todo momento muy duro e igualado, Gaitero mantuvo la iniciativa en cada acción, incomodando a Zantaraia. “Ha sido una experiencia increíble. El resultado no ha ha sido el esperado sobre todo por el estado físico y en la forma en la que me encontraba. Creo que nunca había estado tan bien tanto físicamente como mentalmente y con opciones de medalla”, apunta Gaitero.

El judoca subraya como “todo lo que rodea a los JJOO es increíble. El circulo mediático que unos JJOO tienen no es descriptible ni comparable frente a cualquier otra competición. Es muy bonito poder estar en la villa olímpica compartiendo el día a día con el resto de deportistas. Será algo inolvidable y un sueño cumplido, aunque me hubiera gustado luchar por las medallas”.

Pese a quedarse sin opciones en la primer ronda, reitera cómo “tenía muchas ganas de competir, aunque luego no salió bien la competición. Fue un combate muy raro, pero parece que los JJOO ya empezaron con el paso cambiado, pues me tocó retrasar el vuelo dos días por un falso positivo. Ya durante el combate pasó de todo, y lo que no suele pasar nunca, que es sangrar, propició que hubiera un montón de parones que no me beneficiaron. Tuve que salir tres veces por sangre, dos de ellas en el labio. En judo hay una regla: si sangras tres veces por el mismo sitio te descalifican, por eso también me vendaron tanto. La tercera ya fue en la ceja, que se me abrió y me tuvieron que dar varios puntos de aproximación. Los parones no me beneficiaron y de todo se aprende”, apostilla el lagunero.

Tras su participación en los JJOO ahora mismo no se plantea ningún objetivo a corto plazo. ”Quiero descansar bien, recuperar, coger ganas para volver a tope y una vez que vuelva luchar de nuevo por volver a estar en París 2024”.

Sobre las restricciones marcadas por la pandemia en el país nipón, Gaitero apunta cómo en Tokio no ha podido disfrutar mucho de la ciudad “ya que no podíamos salir de la villa olímpica. Es una ciudad que me encanta y que ya conocía y me ha dado mucha pena. Los días que he estado allí en la Villa Olímpica la vida han sido increíble. Las jornadas previas a la competición estuve muy centrado en los entrenamientos. Salíamos a entrenar muy temprano y el bus de vuelta nos recogía a las once de la mañana. Por la tarde realizamos sesiones de físico muy suave para el control de peso y descansando. Tras la competición solo pudimos quedarnos dos días más, ya que era hasta cuando estaba válida la credencial, por lo que pude disfrutar más de estar en la villa y hacer cosas que no había hecho con anterioridad”.

Sobre su experiencia y valoración final, Alberto reconoce que “ha sido una vivencia increíble. Me quedo con que a nivel deportivo la preparación ha sido muy buena y a nivel mental y técnico creo que he crecido como judoca. He disfrutado mucho del camino hasta llegar a Tokio 2020 aunque luego el combate no saliera como me hubiera gustado. Ni siquiera he visto de nuevo el combate. Cuando vuelva de vacaciones lo analizaré, pero por ahora quiero descansar”.

Laguna de Duero estuvo con Gaitero, y por ello el judoca quiere “dar las gracias al gente de Laguna, ya que recibí un montón de mensajes de ánimo y fuerza. Se ha creado una afición y ese apoyo lo noté en la distancia, por lo que estoy muy agradecido a todos ellos. También me gustaría trasladar mi agradecimiento a mi entrenador Víctor Gómez y su equipo del Titan Combat Club, ya que sin él no habría sido posible llegar aquí”. “Nos vemos en París 2024”, concluye Gaitero.