Fecha: 18 diciembre, 2022

El alcalde de Viana hace balance sobre su gestión al frente del Consistorio y reflexiona sobre los retos de futuro de un municipio con población joven, que pasan por «actualizar los servicios públicos y aumentar su calidad con más y mejor financiación»

Tras casi cuatro legislaturas al frente del municipio, ¿cómo valora estos últimos años?

Ha sido una legislatura muy difícil. Sin lugar a dudas la peor de todas las que me ha tocado por los años de pandemia. En 2020 solo llevábamos un año de legislatura y hubo una incertidumbre muy grande cuando empezó. Sobre todo los concejales nuevos lo pasaron peor. Tuvimos que actuar conseguir mascarillas, después vino todo lo que vino y ahora parece que 2022  ya ha vuelto a ser más normal. Se ha buscado recuperar el tiempo perdido en todos los aspectos, en el tema vital, los asuntos de mantenimientos, de obras y en el plano deportivo y cultural.

A falta de seis meses para las siguientes elecciones, ¿volverá a presentarse como candidato?

Es algo que he estado pensando y meditando mucho, ya que son cuatro legislaturas gobernando y cinco veces ganando las elecciones gracias al apoyo de los vianeros. Seguiré porque todavía tengo ganas e ilusión; y creo que hay muchas cosas por hacer. Además, quiero animar a los jóvenes a participar, ya que los que llevamos más tiempo necesitamos savia nueva y les acompañaremos y ayudaremos a adquirir nuevas responsabilidades en el futuro.

¿En estos años ha tenido más alegrías o sinsabores?

Soy una persona que procura ser más optimista que pesimista. Por ello me quedo con todo lo positivo. Creo que pese a los sinsabores de la  reciente pandemia del Covid-19, hemos tenido más alegrías en todos los aspectos.

¿Cómo siente el respaldo del pueblo en los últimos años?

Siempre hemos sentido el respaldo del pueblo, tanto en los primeros como en los últimos años. Creo que si no fuera así no estaríamos gobernado por mayoría absoluta. Cuando he sido elegido siempre he querido ser alcalde para todos los vecinos y por ello creo que todos los vianeros me han considerado su alcalde, independientemente de que no fuera su opción preferida. Tengo que agradecer el respaldo en todo momento, la verdad que Viana de Cega es un pueblo acogedor y con muy buena gente. Eso ayuda mucho.

¿Qué ha cambiado en Viana desde que ustedes entraron en el Ayuntamiento?

Han sido casi 16 años y creo que mires donde lo mires hay un antes y un después. No hay más que situarse en la ribera, en la pasarela, el carril bici que se creó y se está manteniendo, la creación del colegio en 2012, la gran mejora de las instalaciones deportivas, el centro joven, las sendas, el alumbrado… De muchas cosas no nos acordamos en el día a día, pero hemos dado pasos importantes.

No hay que ser conformista y tengo que reconocer que todavía quedan cosas en el tintero, pero la gente que viene y ha estado fuera de Viana durante mucho tiempo nos da la enhorabuena por esa mejora.

¿Qué tal es la comunicación con la Junta y la Diputación?

La comunicación con la Junta, Diputación y Subdelegación de Gobierno ha sido positiva. Sobre todo me gustaría destacar la Diputación provincial, que es la casa de todos los alcaldes de la provincia. La comunicación del Ayuntamiento de Viana con las administraciones es buena, fluida y necesaria.

¿Cuál era el objetivo de los presupuestos municipales de este año?

Han sido unos presupuestos de fin de legislatura. Vamos a estar seis meses y después la corporación que entre tendrá que hacer las modificaciones correspondientes. Como dice la palabra, hay que presuponer algo flexible. Habrá que hacer cambios, bien para incorporar nuevas partidas y subvenciones de las administraciones para las separatas del proyecto de Aloha o bien para atender las necesidades prioritarias del municipio.

Tenemos que hacer mantenimientos del día a día, hacer frente  a los gastos disparados de energía y una serie de costes que condicionan el presupuesto. Por ello hemos preparado unos presupuestos flexibles que se puedan modificar sobre la marcha.

Se han podido congelar los impuestos y tasas municipales, ¿Viana tiene una buena salud financiera?

La situación financiera es bastante buena. Por ello los impuestos no se han tocado desde que me incorporé como alcalde en 2007, con la única excepción fue la tasa de basuras.  Del resto no ha subido nada desde hace más de 15 años. Financieramente el Ayuntamiento dispone de cerca de millón y medio de euros. Aunque los mantenimientos tienen su coste y se adquirió el complejo de Aloha por 300.000 euros, ha crecido el patrimonio del suelo y se han mantenido los remanente que tenemos desde hace años. Tenemos un saldo importante, que ha aumentado con los años y que servirá para futuras necesidades

¿Cómo avanzan las demandas para mejorar el servicio de tren y bus con Valladolid?

Las demandas de transporte son uno de los déficits que arrastramos durante años. Es una de las reivindicaciones que más se repite en cada legislatura. Estamos en el segundo cinturón del alfoz y todavía seguimos como hace 15 años salvo las dos líneas a primera hora de la mañana pertenecientes al Parque Tecnológico.

Tenemos una mala comunicación de autobús siendo un pueblo cercano a Valladolid e igual de grave es la situación del tren. Tenemos dos vías que parten el municipio en tres partes y vemos como cada vez el servicio es peor. Dependemos del transporte en gran medida para el desarrollo presente y futuro, pero las administraciones competentes ni están ni se las espera.

¿Qué ha preparado el Ayuntamiento para el programa de actividades navideño?

El programa navideño es muy tradicional y esperado. Contamos con talleres, actividades culturales y también deportivas. También estará la Cabalgata de Reyes en un programa completo para un municipio de 2.000 habitantes que tiene una oferta muy amplia. Este año hay que destacar la decoración e iluminación de la Plaza Mayor con un gran árbol navideño que muchos vecinos demandaban.

¿A qué nuevos retos se enfrenta Viana de Cega?

Los retos a futuro son los mismos que en cualquier pueblo moderno con población joven como el nuestro. Tenemos que actualizar los servicios públicos y aumentar su calidad con más y mejor financiación. Actualmente los vecinos nos equiparamos con la zona sur de Valladolid como Simancas, Laguna o Boecillo, por lo que queremos ese tipo de servicios, pero con muchos menos habitantes.

Muchas veces es difícil, pero intentamos hacer todo lo posible para lograrlo. La financiación a veces no llega, ya que el IBI no es la panacea y los ingresos vienen por la participación de tributos del estado y el número de habitantes empadronados.

Damos servicio a 6.000 personas por la tributación de 2.000 y también tenemos programas de empleo para esa cantidad. Por ello los requerimientos muchas veces son de un pueblo más grande, aunque en materia de empleo rozamos la ocupación plena.

De cara a nuevos retos también tenemos que defender el medio ambiente. Sobre todo nosotros que estamos rodeados de monte y ribera. Por desgracia estas gestiones también cuestan dinero y es un reto en el que tenemos que seguir trabajando.

¿Qué mensaje les manda a los vecinos?

En las fechas en las que estamos el mensaje no puede ser otro que desear paz, prosperidad y esperanza en el futuro para todos los vianeros y también para esos vecinos que pasan con nosotros distintas etapas del año. Aunque estamos en el área metropolitana de Valladolid y ese flujo nos influye bastante como municipio dormitorio, hay que poner en valor que Viana de Cega es un pueblo joven, atractivo, con muchas ganas de crecer y que tiene un entorno privilegiado. Quiero insistir en que hay que mirar hacia el futuro, con esperanza y prosperidad.