Fecha: 5 marzo, 2014

El pasacalles del día grande llena de color el centro de Laguna con una alta participación. La amenaza de lluvia no impidió a los cerca de 500 concursantes lucir sus originales atuendos.

 La tarde de este martes comenzaba con temperaturas bajas y un cielo cubierto que no invitaba demasiado a salir. Sin embargo, poco a poco y desde primera hora, diferentes grupos de laguneros se dejaban caer por la Plaza Mayor para lucir sus disfraces. El ambiente se fue caldeando, y las más de veinte comparsas -que reunieron en torno a unos 500 concursantes- se agrupaban orgullosas de sus particulares atuendos. Todo estaba previsto para un concurso en el que no faltó ni la imaginación ni el espíritu de alegría que inundó las calles durante toda la jornada.

 Si la cifra de participantes ya era abrumadora, la multitud que durante todo el trayecto se agolpaba en las calles para ver la comitiva fue creciendo aún más. La guinda la pusieron la charanga Sal del Compás y las batucadas La torzida y Sambanova, que supieron cómo caldear el ambiente. El desfile recorrió la calle Caballeros enfilando después la carretera de Madrid para terminar en el Cascajo, donde una muchedumbre esperaba a los concursantes.

Una vez allí la música y el ambiente festivo continuó mientras las comparsas, una por una, se presentaban en el escenario. Y es que este año el nivel de participación era alto, pero el de originalidad iba aún más lejos. Por el tablado se paseaban los famoso personajes de Nintendo, Angry Birds, Los payasos de la tele o incluso una auténtica comunidad de abejas (comparsa llamada Miel de Colorines) en la que participaban ni más ni menos que 119 personas entre mayores y más pequeños.

 La decisión fue difícil para las autoridades, pero la entrega de premios no se hizo esperar. Las chicas de “Fantasía del pavo real” se llevaban el premio juvenil, mientras que el trofeo individual iba a parar a “Androide”, un sofisticado diseño con luces y acabados detallistas. El alcalde, Luis Minguela, y los ediles Enrique Fernández, Jesús Viejo, Estela Crespo y Pedro Fraile, los encargados de la entrega de premios, concedieron el cuarto y el tercero a “Las Fofuprofesiones” y “El entierro del Conde Orgaz”. En segundo lugar quedó “Masterchup chup” con su emulación del conocido programa televisivo, haciéndose con nada menos que 330 euros, mientras que la sorpresa final llegó de mano de “Aladín”, la comparsa estrella de este año que consiguió el máximo reconocimiento y la cifra de 450 euros. Los participantes de esta última ganan, por tercer año consecutivo, la condecoración. De momento, según avisan, se pondrán manos a la obra para seguir superándose el año que viene. Con la quema de la sardina concluyen unas fiestas de carnavales en las que la participación ha sido muy alta y las actividades muy diversas.